Periódico digital del Colegio "Villa de Móstoles"

Los alumnos de 4.º de ESO visitan la Casita del Príncipe en El Escorial

María Carmona de la Cruz (4.º ESO B)

María Carmona de la Cruz (4.º ESO B)El pasado miércoles 11 de noviembre, los alumnos de 4.º de ESO fuimos de excursión a un municipio de Madrid, situado al noroeste de la región, en la vertiente suroriental de la sierra de Guadarrama, al pie del monte Abantos y a 47 km. de Madrid, San Lorenzo de El Escorial.
Tras llegar a la estación de autobuses, fuimos andando hasta el Monasterio de El Escorial, construido por Felipe II a finales del siglo XVI, pero, desgraciadamente, no pudimos entrar debido a que al día siguiente se celebraba allí un funeral de estado y lo estaban preparando.

Nuestros profesores consiguieron que nos dejaran entrar a la Casita del Príncipe o Casita de Abajo, que es una de las residencias de la Familia Real Española. Es un edificio del siglo XVIII. Se construyó entre 1771 y 1775, a partir de un diseño de Juan de Villanueva, uno de los arquitectos más importantes del Neoclasicismo español. Está declarada Bien de Interés Cultural desde el año 1931.
Fue erigida como pabellón de recreo para uso de Carlos IV, por entonces príncipe de Asturias, en un bosque de robles y secuoyas (procedentes de California) entre el Monasterio de El Escorial y el núcleo urbano escurialense. El interior consta de una relevante decoración dieciochesca, representativa del arte palaciego de la época, en buen estado de conservación. A pesar de que gran parte de los elementos originales se perdieron durante la invasión napoleónica, el rey Fernando II volvió a decorarlo. En el siglo XX, el mobiliario fue restaurado por iniciativa de Alfonso XIII.
En la planta baja destacan las decoraciones neoclásicas de estilo pompeyano y etrusco, las sedas, las tapicerías, el mobiliario, las lámparas y los relojes. Los estucos y los techos eran de mármol. En la planta superior, las bóvedas están rematadas con estucos con relieves.
El exterior constaba inicialmente de un solo bloque rectangular, con una fachada de 27 metros, que recuerda a la del Museo del Prado. Entre 1781 y 1784 fue ampliada con un ala posterior. Presenta dos plantas.
Está rodeada por dos jardines, uno en la parte delantera y otro en la trasera, comunicados entre sí por dos pórticos de columnas toscanas. El gusto palaciego de la época está presente en sus fuentes, estanques, cascadas, paseos y setos. A ello se añade la existencia de un extenso parque a su alrededor, poblado por especies autóctonas, como el roble y la encina; alóctonas, como la secuoya y el pinsapo; y árboles típicos de jardines.
Al finalizar la visita a la Casita del Príncipe, regresamos al Monasterio para irnos a comer y disfrutar de algún tiempo libre. A las tres y media cogimos el autobús de vuelta y regresamos al colegio.
A pesar de la mala suerte que tuvimos con respecto a la visita del Monasterio, fue un día muy interesante durante el que, una vez más, aprendimos y disfrutamos de compañeros y profesores fuera de las aulas y, sobre todo, lo pasamos en grande.

El Escorial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: