Periódico digital del Colegio "Villa de Móstoles"

Mi primer día de clase

María Sánchez (6.º E.P. B)

Yo no me acuerdo muy bien, pero después de dejarme en la clase me han contado mis padres que me puse a llorar. Cuando entré, vi a todos mis compañeros junto a mi profesora, Mónica. Era morena y bastante joven. Ella me dijo que me sentara. Nos sentamos todos en el suelo de la clase, excepto un niño, Rodrigo. Decía que le daba asco sentarse y que estaba el suelo lleno mocos. Aún me acuerdo de que se sentaba de cuclillas en el suelo, con el baby colgando. También me acuerdo de que todos nos sentábamos en el suelo, mientras la profesora cogía un libro de la biblioteca y nos lo leía.

Ya llevábamos dos horas en el colegio cuando Mónica nos dijo: “poneos en fila chicos, que nos vamos al recreo”. Al principio ninguno sabíamos qué era, pero al ver el tobogán y todo lo demás corrimos a jugar todos juntos.

Este primer día fue muy importante, porque conocí a Sheila, que es y será mi mejor amiga. También fue un día muy especial, porque conocí a Julia, que era y es una gran amiga. Con ella jugábamos a que éramos perritas. Me encantaba jugar con ella. Y luego al terminar nos sentábamos en el escalón a tomarnos nuestro desayuno.

Ya había terminado el recreo y nos dispusimos a entrar en clase. Al terminar la sesión, Mónica nombró a los niños que se quedaban al comedor: Amalia Amate, Julia Cazorla, Daniel Moreno… Nos pusimos el baby y nos llevaron a comer. Sheila y yo íbamos de la mano, las dos con cara de susto. Aquel día no nos gustó mucho la comida.

Luego nos llevaron a dormir la siesta y al levantarnos ya estaban los papás y mamás allí.  Ya habíamos acabad nuestro primer día de cole.

2 comentarios »

  1. El primer día de cole ha sido muy emotivo para mi, estaba casi mas nerviosa que mi hija. Soy antigua alumna, y además de traerme a la mente muchos y bonitos recuerdos, ha sido un día importante para Shaila. Su nuevo cole, todo una novedad para ella, estaba muy emocionada.
    Llegamos un poco antes, y se encontró con su amigo Alejandro, que también iba a ir a su clase, y otra amiga, Cristina que compartió con ella los tres años de guardería. Cuando los vio a los dos, lo primero que me dijo:” ¡mira mami!, van vestidos igual que yo, me hizo mucha gracia.
    Se dieron los tres la mano y contentos fueron a la entrada del cole.
    Pude entrar con mi hija en la clase, no me hizo ni caso, se puso a jugar con todos los juguetes que había allí, iba de un rincón al otro, observando todas las cosas nuevas.
    Así que me fui muy tranquila y con un muy buen sabor de boca, sabiendo que estaba feliz y expectante por conocer y vivir todo aquello.
    El segundo día era la prueba de fuego, ya no era tanta novedad, conocía donde iba. Tuvo unos días mejores otros peores, pero después de dos meses, puedo decir que superó el período de adaptación y ahora va contenta todos los días y eso es muy importante para ella y para mi, me da mucha confianza, seguridad y por lo tanto se que está bien y que se encuentra casi como en casa.
    Quizás cuando pasen unos años ella no recuerde su primer día de cole tan bien como yo pero a mi no se me olvidará jamás y podré contárselo.
    Saludos a todos

  2. Es extraordinariamente emotivo leer las impresiones de la niña y de la mamá el primer día de clase. ¡Qué fortuna ser profesor para poder compartir experiencias tan entrañables!
    Eduardo, director

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: